Mire, creo que mi hijo tiene los pies planos… o no.

Es una de las típicas preocupaciones de los padres que acuden con sus niños a la clínica al ver que estos caminan de forma “extraña”, con una gran desviación interior en los tobillos y las rodillas muy juntas. Lo primero que les digo: ¡Han hecho bien en preocuparse! Pero no se alarmen, su hijo podrá andar, correr y saltar como el resto (faltaría más).

floridapfe (flickr)

En principio, todos nacemos con los pies planos, o por lo menos, sin un desarrollo claro del arco medial (puente que le dicen). Durante los primeros 4 años de vida, los pies de cualquier niño crearan una huella plana, poco tridimensional, y sus pasos serán torpes e inestables debido a su falta de práctica y su imperfecta anatomía. Los pies y las piernas todavía no estarán preparados para largas caminatas o carreras ya que ha esas edades cualquier movimiento es nuevo para el cerebro y este tiene que analizarlo y hacerlo suyo, grabarlo en la memoria interna. Entre tanto, andan como patos, normal. Madres, tranquilas.

A partir de los 4 años, el arco longitudinal interno (el puente) comienza a desarrollarse para adoptar la forma que tendrá ese pie el resto de su vida. Diversos estudios muestran que la prevalencia de pies planos en edades preescolares disminuye a medida que los niños crecen (esto dependerá del peso, edad y sexo del niño). AHORA BIEN, a pesar de que la mayoría de los niños autocorregirán sus “pies planos”, habrá algunos que no lo hagan (¡pobres, aprendiendo sobre las injusticias de la vida tan pronto!). De ahí la importancia de un seguimiento de la biomecánica del niño entre las edades de 3 a 6 años. Con el seguimiento que realizará un podólogo podremos asegurarnos de que las estructuras óseas y musculares del joven se estén formando correctamente. ¡Menos mal!

Si decidimos no preocuparnos de la manera de caminar de nuestro hijo/hija pero él se queja de dolor en pies/piernas, entonces sí que podríamos estar ante un caso real de pies planos, y de los problemáticos (de libro), ya que el dolor de pies no es parte de los conocidos “dolores de crecimiento”. El dolor se irá acentuando a medida que el niño comience a hacer deporte o actividades que requieran horas en bipedestación (de pie, eso ya lo dije).  Seguramente el foco de dolor se centre en la zona interna del pie, tanto en el arco  (que no habrá mucho) como en el tobillo. Podemos probar de enfriar la zona con hielo, el mejor antiinflamatorio que existe, aunque a la larga deberemos de buscar una solución/tratamiento a largo plazo.

Pregúntele al podólogo, creo que sabe algo al respecto.

Anuncios

Una respuesta a “Mire, creo que mi hijo tiene los pies planos… o no.

  1. Muy tranquilisante, gracias, ya estaba preocupada por las rodillitas juntas de mi princesa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s